miércoles, 25 de noviembre de 2015

"LOS PRINCIPES AZULES DESTIÑEN"



Aunque no ha sido nuestra lectura de hoy , quiero compartir con vosotros un cuento que me parece perfecto en este día " Contra la violencia de genero" 

Una historia de Teresa Giménez que me encanta , contada de una manera muy especial , con unas ilustraciones llenas de color , que desmonta mitos sobre príncipes , princesas , enamoramientos y que nos invita a querernos a nosotros mismos sin esperar nada porque eso nos llevará a la felicidad a pesar de nuestras imperfecciones .


Esperaba a mi príncipe azul pero nunca llegaba.
-Los príncipes azules no existen- Decían unos.
-Los príncipes azules destiñen- Decían otros.
-El que tenga que ser para tí, tuyo será- Decía mi madre.
Mientras, las películas y los cuentos estaban repletos de príncipes maravillosos.
Y yo continuaba esperando...
Y aparecían príncipes y más príncipes...
Pero ninguno era azul y ninguno me daba la felicidad.

Así que un buen día dejé de esperar. -No necesito un príncipe- me dije.
Y entonces ocurrió algo mágico. Mi corazón comenzó a llenarse y a expandirse, ¡parecía tener alas! Y de repente me dí cuenta de que todo este tiempo el amor había estado dentro de mí... Y yo no lo había visto porque estaba "esperando".
En aquel preciso instante me enamoré de mí misma.
¡Y luego apareciste tú!
Y tú no eras azul, ni perfecto, ni eras verde, ni amarillo, ni rojo... ¡Eras de todos los colores! ¡Eras maravillosamente imperfecto! ¡Eras de carne y hueso!
Y no me dabas la felicidad, sino que multiplicabas la que yo sentía. Y eras tierno, y dulce y me llamabas princesa. Y yo me sentía la princesa más afortunada del mundo, de la tierra y del universo porque, finalmente ¡había encontrado a mi príncipe!


Un cuento sin genero ( como odio que los cuentos también sean clasificados por cuentos para niños y niñas ) 100% recomendable, que quizás deberíamos releer con nuestros hijos e hijas cuando ya llegan a la temible pre-adolescencia y los príncipes y princesas de carne y hueso rondan continuamente por su cabeza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario